lunes, enero 21, 2008

Ojén-Juanar

Viernes, 18 de enero de 2008
Ruta circular Ojén-Refugio de Juanar por el cortijo del Cerezal (variante del P.R.A-167 Ojén-Istán)
Preciosa ruta, si bien el regreso que viene descrito en el libro de la editado en 2002 por Arguval: “Disfrutar caminando por Las Sieras Blanca y Canucha” (autor: Victor Fernández Martín), correspondiente al tramo comprendido entre “El Puerto de Puzla” y “El Castañar del Cerezal” hay que hacerlo prácticamente campo-través por lo abandonada de la senda y la imposibilidad de seguir el cauce seco del arroyo en muchos puntos.

La ruta comienza en el parking que nos encontramos nada mas pasar la gasolinera a la entrada del mismo pueblo de Ojén, donde podemos dejar el coche perfectamente aparcado. Desde allí se sube por unas escaleras por las que rápidamente comenzamos a ganar altura saliendo del pueblo entre paisajes de huerta a través de un camino perfectamente balizado que nos lleva hasta el famoso “Cortijo del Cerezal” que hoy se encuentra abierto en estado de semi abandono, sirviendo de improvisada área recreativa a tenor de las barbacoas dispuestas en la zona y la barra tipo bar que nos encontramos en su interior.

Una vez allí, continuamos por un túnel de unos 150 m. cuya entrada se encuentra a unos 50 m. del cortijo dirección suroeste, el túnel es ancho y se limpió de piedras recientemente por lo que no es necesario, de momento el uso de linterna. Una vez sobrepasado el túnel que pasa bajo la carretera Marbella-Ojén-Monda, comenzamos a ascender por una bonita senda que discurre paralela a un pequeño arroyo que nos va a acompañar durante un trecho hasta que poco a poco nos vamos aproximando a la picuda silueta del “Cerro Nicolás” que va a ir quedando a nuestra derecha conforme seguimos ganando altura entre los pinos que nos acompañan hasta el mismo “Refugio de Juanar” al que llegamos después de haber enlazado sin ninguna dificultad con el camino del “Olivar de Juanar”.

Una vez en el “Refugio de Juanar” hay que caminar unos 500 m. por la carretera del refugio hasta situarnos en el comienzo de la “Senda de José Lima” que tomaremos como punto de referencia para localizar la senda que asciende justo al otro lado de la carretera, donde podemos ver los restos de una placa rota donde antes se podía leer: “Senda de Miguel Márquez”, aunque algo abandonada, todavía se transita perfectamente por ella con preciosas vistas sobre “Sierra Canucha” mientras vamos subiendo por el “Cerro de la Perdiz” hasta llegar a un collado desde el que comenzamos a faldear por la cara nordeste de las estribaciones del “Cerro Nicolás” y con las apocalípticas vistas a nuestra izquierda de las canteras existentes entre Ojén y Monda, junto con “Los Llanos de Puzla” llegamos hasta el “Puerto de Puzla” desde donde ya vemos el precioso pueblo de Ojén hacia el sureste con el sol del mediodía a nuestra derecha.




Una vez en el “Puerto de Puzla” la referencia que hay que tomar es el cauce del arroyo que nace allí mismo y baja en línea recta hacia Ojén, sin embargo la senda que venía descrita en la guía transitando en paralelo a la izquierda del arroyo, se encuentra totalmente abandonada e invadida de maleza en la actualidad gracias a la dejadez del ayuntamiento de Ojén, cuya desidia jamás olvidaremos, tras habernos visto obligados a realizar un infernal descenso campo-través lo mas cerca posible al cauce seco del arroyo por el que en muchas ocasiones era imposible transitar. Cada 50 m. que avanzábamos era toda una conquista y entre arañazos, caídas y resbalones, peleándonos con cien mil matorrales conseguimos llegar al alcornocal y al pequeño castañar que se encuentran próximos al “Cortijo del Cerezal” al que accedemos por un segundo túnel sin dificultad, siendo el camino de regreso a partir de aquí el mismo del comienzo de ruta.



































1 comentario :

  1. Anónimo9:40 a. m.

    Preciosa ruta Juani. En esta zona hay gran cantidad de senderos tapados por la vegetación. El otro día sin ir más lejos guiado por mi gps pude comprobar como un tramo de sendero entre la cabecera del arroyo Guadalpin y Puerto rico alto habia corrido la misma suerte. Una pena pues se podría completar un recorrido periurbano magnífico.
    Fernando

    ResponderEliminar