miércoles, noviembre 30, 2011

PR-295: Sendero Circular Sierra de Los Espartales (Cártama)

PR-295: Senderos Circular Sierra de Los Espartales
Entorno: Sierra de Cártama
Distancia aprox.  10 km
Desnivel aprox.  500 m
Punto de partida: frente a La hacienda La Biznaga
Tiempo aprox. 4-5 horas según paradas.
Nivel dificultad: bajo
Tipo suelo: pista y sendero
Tipo de recorrido: circular
Mapa: Cartografía militar española, hoja Nº 16-44, Álora (1.052)
Fecha: Miércoles, 30 de noviembre de 2011, cielos despejados con temperaturas de unos 18ºC al mediodía.
Participaron: Ilse “La Gacela de la Selva Negra”, Valentín “El Rey de la Montaña” y un servidor: Juan Ignacio Amador.
Alicientes principales: A pesar de la modesta altura de esta sierra nos permite disfrutar de unas panorámicas muy amplias sobre el valle del Guadalhorce y la mayor parte de las sierras que componen en arco calizo central, junto con varias sierras litorales. Además tiene un par de tramos de ascensos y descensos que pueden suponer un buen entrenamiento incluso para senderistas acostumbrados a realizar rutas montañeraas mucho mas exigente.
No obstante estoy seguro que sorprenderá a quienes vengan por aquí por primera vez por sus vistas y por sus connotaciones históricas.
La Sierra de Cártama es un modesto macizo montañoso situado al sur de esta localidad, a escasos 30 km al oeste de Málaga capital. Esta sierra limita al norte y al este con el Valle del Guadalhorce y al sur con la Hoya de Málaga, entre los que se eleva como una isla. Se compone de tres pequeñas sierras; Espartales, Gibralgalia y Llana que a penas superan los 400 msnm y juntas forman la Sierra de Cártama. La parte norte presenta pendientes elevadas, que se suavizan en las cotas más altas.
La vegetación está constituida por matorral y pastizal mediterráneo,  Entre los que nos vamos encontrando con palmitos, esparragueras, romero, matagallos, espliego, mirto, retamas o jaras. Por desgracia la Sierra de Cártama ha padecido numerosos incendios con frecuencia, de  los que han sobrevivido milagrosamente los únicos sabinares de sabina marítima (Juniperus turbinata) del área periurbana de Málaga capital. De vez en cuando nos encontramos con pequeños bosquetes de encina y de forma mas dispersa algunos algarrobos, quejigos, granados y acebuches.
Respecto a su fauna, entre las especies protegidas destacan el águila calzada, que utiliza la zona como lugar de caza, y el águila perdicera.
Breve descripción de la ruta:
El cartel descriptivo de la ruta y teórico inicio del sendero, se encuentra junto a un gran eucalipto que hay junto al aparcamiento de la Hacienda la Biznaga (30S x=354739 y=4062669 utm-european 1950), lujoso establecimiento especializado en banquetes y que cuenta incluso con una pequeña plaza de toros.
Los primeros 200 m discurren por una pista terriza que da vistas a la cara norte de la Sierra de los Espartales por donde va a discurrir nuestro recorrido, la pista queda cortada por la verja de entrada a una finca, pero en este punto ya nos encontramos con un sendero perfectamente balizado (PR. 295) que comienza a ascender por la derecha en empinados zig-zags que nos hacen ganar altura rápidamente.

Pronto llegamos a un collado y aunque el sendero sigue claramente de frente, merece la pena desviarse momentáneamente coronando un pequeño cerrete, que queda a nuestra derecha (norte), llegando hasta una cruz desde la que tenemos unas vistas magníficas sobre Cártama y un ángulo de mas de 180º que de oeste a norte y este nos permite identificar las sierras de Coín, Canucha, Sierra de Las Nieves, Cabrilla y Prieta, Alcaparaín, Huma, Capilla (sierra del valle de Abdalajís), Chimenea, Torcal, Las Cabras, Camarolos, Montes de Málaga y la Maroma (sierra Tejeda).

De regreso al sendero, retomamos dirección suroeste por un tramo llano, atravesando un pequeño bosquete formado por pinos, acebuches y quejigos, mas adelante el sendero discurre 
en paralelo a una hilera de pitas que llevamos a la derecha y seguidamente encaramos un corto tramo de ascenso que nos sitúa en la zona de altiplano que caracteriza a esta sierra, allí nos encontramos con el bueno de José, que estaba guiando a su rebaño de cabras honda en ristre con la ayuda de sus dos perros y con el que nuestro amigo Valentín tuvo una breve pero animada charla. 
Precisamente a partir de esta zona comenzamos a encontrarnos con numerosos ramales de sendero seguramente marcados por el ganado, no obstante, gracias a las balizas que en varias ocasiones tuvimos que recolocar por encontrarse caídas, retomamos el sendero en dirección predominantemente sur con vistas a la cara norte de la sierra de Mijas, Alhaurín el grande a sus pies y la inconfundible silueta de la torre del puerto de Los Pescadores al fondo. 
Mientras que a nuestra izquierda llevamos la cañada correspondiente al arroyo del Pozo, hasta que el sendero comienza a descender hacia una nave junto a la que se encuentra una gran balsa de agua, probablemente para regar la finca que según nos pareció estaba dedicada al aguacate. El caso estamos a punto de llegar a la finca una valla metálica de reciente colocación nos corta el paso, viéndonos obligados a caminar en pararlelo a dicha valla que ahora llevamos a nuestra derecha.

Cuando ya estábamos a punto de alcanzar la pista por donde teóricamente discurre el siguiente tramo del PR, pasamos cerca de una nave ganadera donde dos grandes mastines sueltos de color blanco nos cortaban el paso hacia la pista que quedaba a nuestra derecha, por lo que nos vimos obligados a alejarnos de la pista que finalmente no llegamos a pisar y si antes la llevábamos unos 50 m a nuestra derecha, ahora comenzamos a llevarla unos 200 m a nuestra derecha, siempre en paralelo a la misma, atravesando un par de cañadas, siguiendo la estela de un senda de ganado, que después de atravesar el arroyo de Los Pilones, por fin nos permitió enlazar con el PR, girando ahora a nuestra izquierda, de manera que cambiábamos ahora el rumbo este que habíamos traído en este último tramo por el rumbo norte por el que ahora nos llevaba el sendero, discurriendo en paralelo el arroyo de Los Pilones que ahora llevábamos a nuestra izquierda con bonitos farallones rocoso y alguna que otra covacha, regalándonos un bonito paisaje por el que seguimos ganando altura,
hasta llegar a una pista que comunica varias casas diseminadas de la zona suroeste de Cártama, volviendo a retomar las vistas hacia el norte de la sierra, destacando en primer plano, la estación de Cártama y Álora mucho mas lejana justo por encima.

A partir de aquí el perfil ya es predominantemente descendente, no obstante, después de llegar a un segundo collado ya tenemos vistas sobre las ruinas del castillo de Cártama, que corona al cerro de la Virgen, que es precisamente el que nos oculta las vistas de Cártama desde nuestra posición, de manera que al acercarnos que siguiendo por la pista, nos encontramos con un ramal de camino empedrado y con sus barandillas de madera que nos anuncia el acceso a la ermita de Nuestra Señora de Los Remedios (cerrada los miércoles). También es mala suerte pues precisamente era miércoles ese día. No obstante, el camino nos permitió llegar hasta su misma verja de entrada frente a la cual nos hicimos la foto correspondiente y continuar por el caminito por el que en una cercana y cómoda ascensión llegamos a la plataforma donde se encuentran las ruinas del castillo que preside el entorno de la localidad de Cártama, 
desde donde estuvimos disfrutando de un agradable almuerzo a vista de pájaro sobre esta localidad a nuestros pies y un amplio sector del valle del Guadalhorce frente a nosotros.

Finalizado el almuerzo y hechas las fotos de rigor, regresamos sobre nuestros pasos hasta la ermita de Nuestra Señora de los Remedios, que dicho sea de paso es un excelente ejemplo de imbricación social y religiosa que arranca en los momentos posteriores a la conquista cristiana (1485), en que se sitúan los legendarios hechos del hallazgo de la Virgen en el lugar, que se consolida definitivamente cuando surge la advocación de Nuestra Señora de los Remedios, con motivo de la epidemia de 1579, y que llega hasta la actualidad en que la devoción permanece viva y con gran repercusión en la comarca, como ponen en evidencia la romería y el flujo de feligreses en cualquier época del año.
El emplazamiento de la ermita, en la ante cumbre del monte de la Virgen, la convierte en referencia cultural del paisaje y en su interior, particularmente en la torre-camarín, hallamos una sobresaliente muestra del barroco andaluz que se ha relacionado con ejemplares de la categoría de los camarines de Nuestra Señora de la Victoria de Málaga y de la Virgen de los Remedios de Antequera.
Desde la ermita tomamos el camino que baja directamente al pueblo pasando cada pocos pasos junto a un vía crucis intercalado con azulejos historiados sobre los dramáticos episodios de la conquista de Cártama y las disputas entre moros y cristianos, y con la compañía de esos azulejos llegamos a la plaza donde se encuentra la fuente del Pilar Alto (1976)
donde teóricamente finaliza la ruta, si bien en la práctica, si bien al fin y al cabo la ruta siempre termina en el lugar donde tengas aparcado el coche, que en nuestro caso estaba a escasos 5 minutos. No obstante, comentar que desde la mencionada plaza de la fuente del Pilar Alto (1976), hasta la hacienda la Biznaga (inicio de ruta) habrá como mucho unos 15 minutos.
Firmado: Juan Ignacio Amador Tobaja

2 comentarios :

  1. Juan Carlos Bernal3:13 p. m.

    Juani, al final tuve una salida "furtiva" con la moto ya que se trataba de cargar la bateria tanto de ella como la mía. Pasé cerca de donde estuvísteis de vuelta ya que el recorrido que hice fué Málaga-Pizarra-Alora-Valle de Abdalajis-El Chorro-Ardales-Cártama-Málaga.

    ResponderEliminar
  2. Magnífico recorrido para ir cámara en mano.

    ResponderEliminar