lunes, julio 10, 2017

Descenso por el tramo medio del río Hozgarganta

Hora y punto de encuentro recomendado: No mas tarde de las 9.30 am en el PUENTE DE LA PASADA DE ALCALÁ en Jimena de la Frontera (final previsto del recorrido). Allí dejaremos al menos un vehículo o dos de enlace, y desde allí, saldremos todos juntos en el resto de vehículos para el inicio de ruta.
Hora estimada de llegada al inicio de ruta: 10.00 am, explanada terriza en el camino de acceso al área recreativa de Los Acebuches, Km 7 de la carretera CA-8201 (Jimena de la Frontera - La Sauceda). Recóndita carretera tipo "Jeeper Screepers" que en todo momento discurre paralela al río Hozgarganta (que siempre iremos viendo a nuestra izquierda,  encajonado entre largas hileras de adelfas), hasta llegar al área recreativa de Los Acebuches (señalizado).
Entorno: Curso Medio del río Hozgarganta (P.Nat. Los Alcornocales)
Localidad de referencia: Jimena de la Frontera
Distancia aprox. 7-8 km
Relación de hitos significativos de este itinerario anfibio con kilometraje a ojo de buen cubero:
Km. 0 Área Recreativa Los Acebuches (Entre los Km 6 y 7 de la carretera CA-8201)
500 m Puente Vado del Jateadero
Km. 3 Vado de La Garganta de Gamero
Km. 4 Vado de la Casa del Esquivel
Km. 5 Cortijo de La Chica
Km. 6 Fábrica de Bombas
Km. 7 Puente de La Pasada de Alcalá
Punto final y hora prevista: 18.30 pm Puente de La Pasada de Alcalá (cercano a la Fábrica de Bombas)
Tiempo aprox.  7-8  horas
Tipo de recorrido: lineal (anfibia)
Nivel dificultad: Estas rutas anfibias requieren de un gran espíritu de aventura, mucha paciencia y sentido del humor. Porque a partir de la cuarta, quinta hora la ruta puede resultar extenuante en ocasiones y los esguinces de tobillo, golpes con las piedras, caídas y resbalones son muy frecuentes en este tipo de rutas, que en los tramos más resbaladizos pueden recordarnos a aquellas jinkanas del programa "HUMOR AMARILLO".
Principales escollos:  tramos rocosos y resbaladizos. Para las personas aprensivas con los animales hay que advertirle de la presencia de los siempre incordiantes tábanos (cuando hacemos alguna pausa en el camino),  nubes de mosquitos en  algunos tramos, culebras de agua, etc...
Tipo río (caudal, aguas, lecho y márgenes):
CAUDAL: Aunque durante los meses de invierno y comienzos de primavera llega a ser uno de los ríos más caudalosos de la provincia de Cádiz, gracias a los abundantes manantiales de La Sauceda, donde nace, en los meses de verano, su cauce se ve muy mermado hasta quedarse seco en muchos tramos. De hecho, en los meses de verano sus largas pozas se ven muy mermadas y solo mantienen su caudal las que rodeal el cerro del Castillo de Jimena y algunas mas de forma muy intermitente hasta el vado de La garganta de Gamero y lógicamente desde Jimera hacia la desembocadura.
AGUAS y LECHO: Sus aguas tienden a ser claras en los tramos rocosos cuando el caudal es abundante. Y de apariencia turbulenta cuando sus agas quedan atrapadas en pozas con el caudal cortado de forma intermitente.Pero son aguas que bajan sin ninguna contaminación hasta Jimena de la Frontera. Pues desde su nacimiento hasta Jimena el río no pasa por ninguna población. En todo caso los excrementos de la fauna y algún rebaño de cabras o vacas de alguna finca cercana.
La imagen de arriba (de nuestro amigo Ruben "Kminante del Sur") pertenece a la denominada "Playa fluvial del Mirador" precioso paraje y punto intermedio entre el vado de la Garganta de Gamero y el vado de la Casa del Esquivel, donde estuvimos almorzando.
VÍAS DE ESCAPE: Desde el mismo "Puente-vado de Gamero", sale un sendero que discurre paralelo al margen derecho del río, que en varias ocasiones se acerca a su orilla, unas veces mas alejado y otras mas cerca, pero siempre paralelo al río hasta el Puente-vado del arroyo Gamero e incluso más allá, hasta el Vado del Esquivel, donde quien lo desee puede continuar caminando por la orilla izquierda, pudiendo escoger entre subir por el Camino del Camping o por el sendero del Mirador de la Grieta, o bien, continuar por el sendero que pasa junto a los antiguos molinos y presas,  "La Fabrica de Bombas" y finalmente, el Puente de la Pasada de Alcalá, donde finaliza la ruta.
Fecha de realización: Sábado 10 de julio de 2017

Participantes (10 prestonianos): José Manuel Vázquez "El Coleccionista de Aventuras" (autor de la foto del Vado de Gamero), Maria José Fernández "La Nutria del Hozgarganta", Pepi Rebollo "La Sirenita del Guadalmina", Mabel "La Renacida", Miguel Ángel Dueña, Lena "La Amazona Bielorrusa", Marga (último fichaje de Comando Preston), Elena "La Chica que hablaba con los árboles", "El Kminante del Sur" (colaborador de esta crónica con varias fotografías, así como en la propuesta y realización de la ruta) y un servidor: Juan Ignacio Amador. 
Material IMPRESCINDIBLE: BOTE ESTANCO (como los del DECATHLON, por ejemplo), que nos servirán para cualquier tipo de rutas acuáticas o anfibias.  Además de hacernos de flotador en los tramos profundos, nos sirve para llevar a buen recaudo nuestra cámara, móvil, comida, llaves del coche, etc…). Aunque también nos puede servir un bote de colacao o similar que también se puede comprar en “los chinos”. Un par de bastones resultarán de gran utilidad, incluso para el senderista mas habilidoso que casi siempre prescinda de ellos en rutas de montaña. Aquí le vendrán, ya que hay muchas zonas con rocas resbaladizas, y aquel que no los lleve, probablemente, tendrá que improvisar un par de bastones a base de cañas, varas secas de adelfas o alisos que siempre podemos encontrar en muchos tramos del recorrido.

¿Es IMPRESCINDIBLE el NEOPRENO?: En verano se puede hacer perfectamente en bañador (o pantalón corto), una camiseta de batalla y unas botas de trekking o zapatillas de deporte con buena huella de agarre. Si bien, el neopreno, siempre nos ahorrará de mas de un arañazo y caso de abundante caudal, especialmente en los meses de primavera vendrá muy bien. Si la persona en cuestión, es friolera, que lo lleve, incluso en verano, si bien, las aguasde este río no son demasiado frías y mas cuando el caudal queda mermado.
Se recomienda: Cámara acuática o pequeña compacta con cajita o funda protectora; gorra, protector solar, dos bastones, botas de trekking con suelas resistentes que tengan buen agarre. Las de primer o segundo precio del DECATHLON suelen ser las mejores, incluso para hacer barranquismo. Con zapatillas normales de deporte no vamos tan protegidos para posibles golpes, arañazos o esguinces.
A tener en cuenta:
1º) ACCIDENTES/INCIDENTES MAS FRECUENTES EN ESTE TIPO DE RUTAS ACUÁTICAS/ANFIBIAS:
A NIVEL FÍSICO: esguinces, rozaduras, golpes, contracturas (normalmente por caídas, resbalones o dejarnos deslizar por pequeños rápidos traicioneros).
A NIVEL TÉCNICO: cámaras rotas, cámaras o móviles (no acuáticos) que terminan yendo al agua. Botes o bolsas estancas que dejamos mal cerrados después de una parada para comer algo y en la siguiente poza de profundidad se nos mete el agua dentro, mojando todo lo que llevamos. Calzados inapropiados que convierten la progresión por el río en un calvario o se nos rompen a mitad de recorrido, etc...
2º) Esta ruta no requiere de ningún equipo específico de barranquismo. En los tramos que hay que ir por dentro del agua, el río suele tener poca profundidad o en todo caso por la cintura, pero también tendremos que afrontar algunas pozas de nado obligado, que en ocasiones pueden llegar a ser de más de 20/25 m de longitud de nado obligado, sin hacer pie en ningún momento. 
4º) Es recomendable añadir en el botiquín pomada para las picaduras de insectos.
5º) No olvides llevar muda de calzado y ropa cómoda para cambiarte al final de la ruta.
Descripción del Itinerario:
Tal y como estaba previsto dejamos dos de los cuatro coches con los que hemos llegado al "Puente de la pasada de Alcalá", final previsto de recorrido, que por la gran cantidad de galápagos leprosos concentrados bajo el mismo, bien podría denominarse "El Puente de Los Galápagos".  
Desde aquí nos desplazamos hasta el área recreativa de Los Acebuches, a unos 7 km de Jimena de la Frontera en dirección "La Sauceda" y como el carril está regular, decidimos dejar nuestros dos coches, en el primer llanito que vemos a la derecha del camino de acceso.
Al acceder al río desde el área recreativa de Los Acebuches, nos encontramos con un río Hozgarganta, completamente seco en ese punto, que a quien llegaba por primera vez lo dejaba con cara de "cómo todo el río esté así, meuda mierda", quienes ya lo conocíamos intentamos animar al resto, recordando que este es un río de cauce intermitente en verano y que seguramente no tardaríamos en encontrarnos con las primeras pozas río abajo (por suerte no nos equivocamos), aunque el primer kilómetro fué bastante seco, salvo alguna poza aislada, casi camuflada, en el margen izquierdo del río, siendo la primera que nos encontramos la que aparece en la imagen de abajo.
Esta primera parte del recorrido se caracteriza por la alternancia de largos tramos secos (en los meses de verano), donde a veces debemos esquivar algunos bolos del tamaño de una furgoneta o superiores y algunas pozas, que a veces pueden sorprendernos por su tamaño y profundidad, a la que en algunas ocasiones accedemos a través de una minúscula angostura entre grandes bloques que tras un pequeño tobogán nos introducen en una gran poza.
La primera poza de gran tamaño (a falta de nombre oficial), la denominamos "La Poza del Rescate", coincidiendo con un tajo de altura mediana, en la orilla izquierda del río (siempre en el sentido de la marcha, aguas abajo), donde un pequeño cabretillo había llegado al final de una repisa y llamaba repetidamente a la madre, mientras un par de cabras la observaban desde una posición mas elevada, con aparente indiferencia. Mientras nosotros observábamos impotente la escena y nadábamos por la poza, aguas abajo, con la pena de no poder ayudar a la cabrita, una vez comprobado que nos era imposible, ni siquiera aproximarnos. Aunque observamos en un par de ocasiones como amagaba a regresar por donde había venido, que sin duda era su única salida posible (ojalá lo consiguiera mas tarde).
Después de esta primera gran poza, volvieron a alternarse tramos de enormes bloques, pozas pequeñas y de tamaño mediano, con poca profundidad y una gran abundancia de algas. Y algunas formaciones rocosas con apariencia de objetos, animales o criaturas fantástica, bautizando alguna que otra sobre la marcha, como en nuestro caso fue "El Caimán" o "La Pipa".
 Después de otro tramo seco esquivando bloques de gran tamaño y negociando cada paso, para escoger caminar sobre un bloque u otro, llegamos a una pequeña poza donde decidimos hacer la parada del "aperitivo" de media mañana, mientras nuestras piernas eran masajeadas por varios banquetes de barbos pequeñitos que nos daban minúsculos bocaditos en nuestra piel, con la sensación de cosquilleo

.La segunda gran poza, la denominamos "La Recta de Tribuna", pues sus casi 400 m rectilíneos nos recordaban a la recta principal de un circuito de Fórmula 1, en nuestro caso los primeros 100 m el agua cubría por la cintura, llegándonos a encontrar con una garza real que levantó el vuelo tan pronto como nos acercamos. Mientras tanto, de manera casi imperceptible, la profundidad iba aumentando, hasta que los últimos 200 m fueron de nado continuo, una distancia que sorprendió a la mayoría de compañeros y que llegó a agobiar a alguno que otro en el tramo final, porque parecía que no acababa nunca. Y es que una cosa es nadar cómodamente con bañador y otra muy distinta nadar con la ropa mojada (o neopreno), botas, mochila, bastones, etc...
El final de esta poza coincide con el vado de la garganta de Gamero, que es un punto estratégicoi del recorrido porque desde la carretera (margen izquierdo de la carretera), llega el sendero que baja del Mirador de Las Asomadillas, en lo que sería la versión circular estandar deeste itinerario con principio y fin en Jimena de la Frontera.
Y al otro lado del vado, es decir en el margen derecho nos encontramos con otro sendero que rápidamente se bifurca en dos, el que sube paralelo por la Garganta (o mas bien arroyo) de Gamero y que llega hasta el antiguo chozo morisco donde vivía "Manuel el BARBAS" con sus cabritas, que se acercaba tan sólo una vez al mes a Jimena viviendo con lo imprescindible, y que falleció hace poco, según nos contaría mas tarde, Paco Vega, río abajo. Descanse en paz este buen hombre de paz y sabiduría.
Por lo visto los cazadores de la zona, le metieron fuego a su choza tan pronto como se enteraron de su muerte para disuadir a posibles excursionistas que también aprovechaban para visitar la Laguna Escondida (que visitamos en 2013). Y por otra parte, sale otro ramal de sendero que discurre paralelo a la orilla derecha hasta el vado de la Casa del Esquivel donde ya pasa a la orilla izquierda.
A penas 300 o 400 m río abajo, desde el vado de la Garganta (arroyo) de Gamero, que en realidad no es mas que un modesto tributario de su margen derecho, donde el río vuelve a presentarse muy seco, nos encontramos con los restos de una antigua gran estructura de hormigón y viejas estructuras de hierro retorcido, que corresponden a lo que en los años 40 y 50 del pasado siglo XX se conocía como el "Riquitrón" (o algo parecido).
Resulta que cuando el río Hizgarganta, bajaba tan crecido que los vados estaban completamente inundados, se recurría a esta estructura conocida por los habitantes de JImena como el "Requetrón" que era una especie de puente-tirolina, donde la gente pasaba de un ladoi a otro como una tirolina, metidos en un antiguo bidón metálico que sobrevolaba las tumultuosas aguas que bajaban con gran estruendo desde La Sauceda y otras zonas deLos Alcornocales, en una época donde gran parte de la población no sabía nadar y se llegó a producir mas de una muerte por ahogamiento. Esta estructura quedó destruida en una gran crecida producidaa finales de los 50 del pasado Siglo XX, y los pocos restos de las ruinas que aún permanecen en el lugar, pueden pasar fácilmente desapercibidos pues están parcialmente mimetizados con las abundantes rocas del entorno.
A partir de aquí y conforme nos vamos acercando a Jimena, los tramos de grandes pozas comienzan a ser mas frecuentes, si bien, de vez en cuando se siguen alternando con otros tramos muy secos donde a la incomodidad del interminable pedregal se une tener que ir esquivando en muchas ocasiones auténticos mares de adelfas y tarajes que proliferan a lo largo de todo el cauce.
No tardamos en llegar a una gran poza bastante larga, que en condiciones normales nos puedeobligar a nadar mas de 250 m seguidos hasta alcanzar la playita, que se encuentra en su orilla izquierda, justo frente al gran roquedo que preside esta poza en su orilla derecha, por encima del cual pasa el mencionado sendero, haciendo las veces de mirador natural. Motivo por el cual bautizamos a esta poza, como "Poza del Mirador", todo el grupo almorzamos en la playita de la izquierda, menos Elena, que escogió una roca de la orilla derecha para almorzar  rodeada de sombra y paz, cual sirenita de Copenague (versión Hozgarganta), tal y como aparece en la foto de abajo, hecha con zoom, pues en este punto del río el cauce puede superar fácilmente los 40 m.
Para los aficionados a lanzarse al agua desde cierta altura, en la orilla derecha, hay algunas rocas muy tentadoras, pero antes de nada es fundamental comprobar la profundidad del punto donde vamos a lanzarnos y jamás hacerlo de cabeza en estas aguas tan verdosas.
Tras esta gran poza, el río describe una marcada curva a la izquierda, al final de la cual, volvimos a progresar por otro tramo de río muy rectilineo, prácticamente seco, abriendonos paso entre las abundantes adelfas y tarajes con el premanente trinar tan característico de los abejarucos, preciosos pájaros donde los haya, que tanto abundan en esta zona del Parque Natural de Los Alcornocales.
El sonido de algún que otro cencerro, el mujido de una vaca y un solitario ternerillo que atravesaba el río de derecha a izquierda, unos 40 m por delante nuestra, nos avisaban de la proximidad a la Casa del Esquivel, que queda en el margen derecho y el vado del mismo nombre, en esta época del año, el río se encuentra muy seco en este tramo. Pero en otoño, invierno o primavera es un lugar muy estratégico del sendero que discurre paralelo al río Hozgarganta, porque aquí se pasa de una orilla a otra. Una vez en el vado del Esquivel ,ya comenzamos a tener como referencia visual (al sur) la Laja de La Reina Mora donde se encuentra el Mirador de la Grieta, así como la torre del homenaje del Castillo.
La siguiente gran poza es la que se le suele llamar "la Playa del Camping" pues hasta ella, llega el camino que baja desde el Camping de Jimena.
Como Jimena, ya se encuentra al otro lado del cerro del Castillo, cabría pensar que  ya nos queda muy poquito para acabar la ruta. Pero nada mas lejos de la realidad, teniendo en cuenta que en todo momento permanecimos dentro del cauce del Hozgarganta, teniendo que afrontar una larga sucesión de pozas de gran longitud y profundidad,que en total rondaron los 1.200 m de nado (aunque fuera de forma intermitente).
No por casualidad, este tramo del río Hozgarganta que rodea el cerro del Castiilo, alberga la mayor sucesión de pozas (o playas) de gran tamaño y mayor profundidad, así fuimos pasando por este orden, la Playa del Camping, la Playa del Molina de la Chica, la Playa de la Isla, la Playa del Cao de la Fábrica de Bombas de Carlos III, donde nos encontramos con el perro Socorrista, su peculiar adiestrador, el bueno de Francisco Vega, Presidente del club de senderismo "El Castillo de Jimena" y su Secretario, que muy amablemente se ofrecieron a guiarnos en una futura ruta por sus dominios.
Mas adelante llegamos a la Playa de la Presa de Abajo, cuyos restos quedan mimetizados con los grandes bloques de rocas del entorno. Mas adelante llegábamos a una última poza cuya profundidad iba a menos conforme nos acercábamos al final. Para seguidamente penetrar en el tramo mas denso de adelfas y retamas que nos encontramos en todo el recorrido, abriéndonos paso con disciplina espartana, hasta llegar a la poza que ya nos situaba bajo el Puente de la Pasada de Alcalá o de Los Galapagos, final de un recorrido, que superó ampliamente las espectativas de todos los compañeros que ese día se estrenaban en el Hozgarganta.