domingo, julio 06, 2008

Sendero del Río Bacal ó Grande de Jayena


Río Grande de Jayena, localmente conocido como “Río Bacal”, (vertiente granadina Parque Nat. Sierra Almijara).

Viernes, 27 de julio de 2008

Con su escudo heráldico nos da la bienvenida Jayena, localidad que a su vez es la puerta de acceso o salida a una de las carreteras mas espectaculares y recónditas de toda la geografía nacional, que no es otra que la que sube desde Almuñecar hasta el “Mirador de la cabra montés” , punto de referencia para todos los barranquistas que se adentran por las distintas variantes del famoso “Río Verde”, pasando por Otivar si venimos desde la costa, ó desde el “Puerto del Suspiro del Moro” si venimos desde Granada.
Como otros pequeños pueblos de la provincia de Granada, Jayena es un destino especialmente indicado para los amantes de la naturaleza y del turismo rural. Ya que puede servirnos perfectamente como “cuartel general” para pasar unos cuantos días en la zona, descubriendo los maravillosos parajes naturales de la vertiente Granadina de Sierra Almijara, alrededores del Embalse de Los Bermejales y la siempre seductora Alhama de Granada, A mí me fue fenomenal en la “Hospedería La Almijara” (Avda. Mediterráneo, 37, Teléfono 958.36.41.57), que nos encontramos nada mas entrar en Jayena a la derecha, tal y como llegamos de Fornes, donde comí y dormí de maravilla a un precio mas que razonable, en la habitación “Salto del Caballo” y es que cada habitación tiene el nombre de algún enclave emblemático del Parque nat. Sierras Tejeda-Alhama y Almijara. Jayena se encuentra situado en el valle que forma el río Grande, localmente conocido como “Bacal”, área recreativa que se encuentra en la misma orilla del río, situada a 4 km. del pueblo, a la que se llega fácilmente siguiendo las indicaciones que nos encontramos desde su casco urbano, a través de una pequeña carreterita local y un último tramo de carril, que si bien no está para tirar cohetes, nos permite llegar a esta área recreativa en cualquier tipo de turismo. No necesariamente 4x4. En su término municipal, habitado desde tiempos de los romanos, existen también otros parajes naturales de interés, como los cerros de Las Golondrinas y del Ángel, Loma de los Morros, Umbría Calayo, Meseta de Calaya y Veredas Altas.
Sin embargo, como no podía ser de otra manera en estas fechas de comienzo de verano, nuestro objetivo para esta jornada, no era otro que remontar el “Río Grande de Jayena” en aquel viernes laborable 27 de junio de 2008, donde tuve el privilegio de disfrutar enormemente con la compañía de Manolo “El Tritón de la Chorrera” toda una leyenda del montañismo malagueño, que sale con todos los grupos excursionistas de Málaga, Cádiz y Granada, sin pertenecer a ninguno, en muchas ocasiones como guía. Habiéndo sido testigo incluso de los primeros tiempos de Pasos Largos, saliendo con Rafa Flores y como estrella invitada el amigo Valentín, de 73 años, “El Retorno del Jedi”, un hombre, que al igual que Manolo ha vivido mil y una aventuras montañeras, empezando a practicar este bello deporte, mucho antes de que existiera la palabra “senderismo” y que tras una larga ausencia, ha regresado en fechas recientes con la agilidad de un auténtico “Maestro Jedi”, digamos que por su sabiduría, su forma de hablar y reír al “Maestro Joda”.

Habiendo dejado los coches en el “Area Recreativa del Bacal” echamos a andar, después de haberle echado un vistazo a los dos paneles informativos, correspondientes a las dos rutas senderistas que parten desde allí mismo y que no son otras que la “Ruta del Río Bacal” (ó “Grande de Jayena”) y la del “Haza de La Encina”, situada en el altiplano de “La Mesa de Fones” desde donde también se puede enlazar con el “Río Cebollón”, que discurre en paralelo al Bacal, alotro lado de “la Mesa”. Las dos rutas que parten desde el “Área Recreativa del Bacal” comparten el primer kilómetro, dejando nada mas salir a nuestra izquierda un rudimentario vivero y discurriendo por un suave carril, con algún tramo de sombra gracias a las frondosas pinadas que nos vamos encontrando intermitentemente a lo largo del recorrido. Y así vamos, en dirección sur, paralelos al río, aunque todavía algo alejado de nosotros a nuestra izquierda, hasta llegar al pie de “Los Tajos de Rando” donde nos encontramos la división de sendas. A la derecha: dejamos la prolongación del carril hacia donde reza una flecha “Sendero del Haza de La encina” y del mismo poste otra flecha en dirección contraria “Sendero Río Bacal”, pocos metros después el carril se transforma en senda y el recorrido se convierte en una suave montaña rusa, donde vamos bajando hasta el mismo cauce del río y subiendo alternativamente por las laderas entre las que discurre, para salvar algún escarpe, ó algún pequeño cahorro donde el río se encajona. También son abundantes los tramos donde prácticamente vamos llaneando junto a su orilla, disfrutando del frescor de su cauce. A difrenecia de otros ríos como el “Chillar” en este recorrido el excursionista honesta obligado a caminar por el mismo río, si bien, en verano resulta muy agradable, ya que sus piedras a penas son resbaladizas y en la mayor parte de su recorrido resulta un río dócil y despejado, que no está enmarañado por impenetrables tramos de zarzas. En todo caso los típicos troncos de pino, caídos sobre su mismo cauce por causa natural y posteriormente arrastrado como testimonio de las últimas crecidas.
A lo largo del recorrido hay varias pozas ideales para darse un baño, algunas cercanas a una “caseta de agua”, otras junto a una pequeña presa, pero sin duda la mejor la mítica “Poza Romance” que el “Tritón de La Chorrera” adivinó antes de llegar al lugar, justo desde un collado, situado en uno de los puntos mas altos del recorrido respecto al nivel del río. Apareciendo la poza unos 40 m. por debajo de nuestros pies a la derecha, separada de nosotros por una ladera aparentemente inexpugnable. Pero siguiendo la senda que llevábamos, no tardamos en retornar al cauce del río y desdee allí directamente por su cauce, llegamos perfectamente hasta “La Poza Romance” pero antes, continuamos hasta “Los Llanos del Haza Grande de Córzola”, dejándo a nuestra izquierda el cortijo del mismo nombre y encontrándonos justamente en la confluencia de los arroyos “Golondrinas” que rodea el cerro del mismo nombre por su vertiente suroeste, para formar el “Río Bacal ó Grande de Jayena” tras unirse con el “Arroyo Almijara” que rodea el “Cerro Golondrinas” por el sudeste y allí a 6,5 km. del inicio, estábamos nosotros, pero ante el aspecto seco y pedregoso que presentaban ambos arroyos y siendo precisamente esa hora el momento mas caluroso del día. Dimos por bueno el recorrido, emprendiendo el regreso por el mismo sitio por consenso general.
Resultando el camino de vuelta una auténtica terapia para la mente y el alma, disfrutando de un baño memorable, mas almuerzo en las cristalinas y frías aguas color turquesa de la poza romance, alimentada por una pequeña cascada de la que un servidor bebió hasta saciarse completamente, nadando a continuación varias veces el largo de la “Poza Romance” en compañía de “Chuky”, al igual que hicieron Valentín y “El Tritón de la Chorrera” quien a pesar de su sobre nombre tuvo serias dificultades para permanecer mucho tiempo en el agua, dada la fresca temperatura que mantiene esta poza incluso en los días mas tórridos del verano. El camino de vuelta, con las sombras mas alargadas, el frescor de los baños recientes y la confianza que siempre da el caminar por terreno ya conocido fue especialmente grato, disfrutando enormemente de nuestra charla cinéfila y las pequeñas maravillas botánicas del camino.
No podríamos terminar la crónica sin recordar que Jayena, también ofrece al visitante enclaves de interés histórico: la Antigua Fundición Romana, que también fue aprovechada por los árabes cuando estos habitaban las tierras del pueblo; la Casa de los Marqueses de Campotéjar, que sufrió grandes daños en el terremoto de 1884; la Iglesia Parroquial del Santísimo Sacramento, fechada en el siglo XVIII y reconstruida en el XX para subsanar los desperfectos que provocaron el citado terremoto; y Peña Gorda, lugar en el que se encuentran restos de muchas de las torres vigías de la época de la dominación musulmana.
El viajero que quiera degustar los manjares más característicos de la gastronomía de los jayenuzcos debe pedir queso de cabra, elaborado de forma artesanal, así como truchas encebolladas, migas, caldereta, asados y arroces.
Y para aquellos interesados en vivir las fiestas típicas del pueblo, deben acudir a Jayena a finales del mes de octubre, cuando tiene lugar la Fiesta de la Castaña; en Semana Santa, para ver sus característicos desfiles procesionales; a finales del mes de agosto, que es cuando el municipio celebra sus Fiestas Patronales en honor a la Virgen del Rosario; y el 13 de junio, para la romería de San Antonio Abad.
El municipio de Jayena se encuentra a unos 45 kilometros de la ciudad de Granada, desde la que se puede llegar tomando la autovía A-44, en dirección a Armilla - Motril. En esta vía hay que coger la salida 144, para luego enlazar primero con la carretera GR-SO-2, luego con la A-4050 y finalmente con la GR-SO-31, que conduce directamente al pueblo.
Respecto a su historia, se han encontrado en este término municipal restos prehistóricos del periodo Neolítico que permiten suponer algún enclave habitado desde esa época. También hay indicios de presencia romana. No obstante, parece que su fundación corresponde a la etapa islámica, durante la que fue conocida como Chayyana. Tras la Reconquista sufrió los avatares propios de la cristianización y fue donada por los Reyes Católicos al infante Cidi Haya, convertido con el nombre de Pedro de Granada y del que descenderían los marqueses de Campotéjar. En el siglo XIX pasaron por este lugar las tropas napoleónicas durante la Guerra de la Independencia y el terremoto de 1884 destruyó totalmente el casco urbano, que fue reconstruido gracias a las aportaciones recibidas de toda España por iniciativa de Alfonso XII.
Crónica y Fotos (excepto la aérea): Juan Ignacio Amador Tobaja

2 comentarios :

  1. muy buen reportage, me ha encantado ver que bonitos paisajes hay por mi pueblo, gracias me veis alegrado el dia.

    ResponderEliminar
  2. Buenas salidas os hacéis y ni que decir tiene, que por los comentarios, os la pasáis divinamente. Saludos.

    ResponderEliminar